Cómo dejar un trabajo

Rate this post

Dejar un puesto de trabajo puedes ser la decisión más difícil para un empleado, debido a que en ocasiones están las emociones involucradas, se debe hacer de la manera correcta para evitar tener efectos perjudiciales. Es bueno dejar la mejor impresión posible, debido que en un futuro puedes encontrarte con antiguos compañeros, o hasta con tu antiguo jefe, es más común de lo que te imaginas, ya que el mundo laboral es muy pequeño. Compórtate de buena manera con integridad y dignidad, no con rencores o venganzas.

¿Cómo dejar el trabajo de manera correcta?

Existen una serie de pasos que te indicaremos a continuación para que dejes tú trabajo de la mejor manera, para que te recuerden como un trabajador vengativo:

  1. Escoge el momento adecuado: Todas las empresas pasan por periodos en los cuales tienen más producción o más actividades, ya sea por una temporada especifica o por que se iniciaron nuevos proyectos, todo depende de lo que se dedique la empresa, tendrán periodos más agitados que otros, debes aprovechar los momentos de menor intensidad para expresar tus deseos de abandonar el empleo, para que no causes más estrés a la situación.
  2. La primera persona que se entere debe ser el jefe: Evita comentar a tus compañeros de trabajo o cualquier persona que te encuentres por los pasillos, porque podría llegar a tu superior por medio de otras personas y no por ti, le pueden decir cosas que te perjudiquen, es importantes que se lo digas cara a cara en una reunión privada, para que le expongas de manera detallada y con claridad los motivos por los cuales deseas dejar tu trabajo.
  3. Comunícalo con anticipación: Es importante para las empresas conocer con anticipación tu decisión de marcharte, para que tengan la alternativa de buscar a la persona que se quedará en tu cargo y así no se verá afectada la dinámica del trabajo. Lo recomendable es hacerlo dos semanas antes de irte, esto dejará en la empresa la impresión de que aunque te vas, eres una persona responsable.
  4. No dar con tanta anticipación la renuncia: Aunque es recomendable anunciar que dejas tu trabajo con antelación, no debes exagerar con este tiempo, ya que muchas veces genera desconfianza en los jefes, pueden llegar a pensar que tu rendimiento va a disminuir porque no tienes interés en permanecer en la empresa, o puede sospechar que estarás obteniendo información para la competencia. Un mes podría ser un lapso muy largo para anunciar la renuncia.
  5. Cuida tus emociones: Por más que sintieras mucha frustración en tu trabajo, o maltrato, no debes estar criticando, ni estar quejándote con las demás personas, puede dejar una mala impresión de ti, y causar incomodidades entre tus compañeros, debes mostrar dignidad y dejar las rencillas de lado.
  6. Preparar bien el proceso de transición: Como manera de agradecimiento por darte la oportunidad de formar parte de esa empresa, es necesario que concluyas todos tus trabajos pendientes, dejar organizado tu lugar de trabajo, dar sugerencias de la persona que podría ocupar tu cargo, además de ayudar en su entrenamiento, de seguro será apreciado por tu superior y por los compañero de trabajo.
  7. No te desenfoques: Es muy fácil que pierdas la concentración en tu trabajo, puede que tus pensamientos en el futuro no te permitan enfocarte en el ahora y estés muy distraído, debes dar la mejor impresión hasta el final y serás recordado con un trabajador ejemplar.
  8. Despídete de tus compañeros: Es necesario que saques el tiempo para conversar y despedirte de las personas que fueron tus colegas durante el tiempo que pasaste en tu lugar de trabajo, no dejes que lo sepan por medio de un e-mail, o cuando dejen de verte y pregunten por ti.
  9. Mantén el contacto con tus compañeros: Por lo general al pasar las horas de jornadas laborales con los compañeros, de seguro lograste hacer unas cuantas amistades, es importante mantener el contacto, para que no sientan que fue solo por conveniencia y además te permite cierta conexión con el trabajo que vas a dejar en caso de que necesites volver. En la actualidad es muy fácil estar en contacto con las personas por medio de las redes sociales.

¿Cómo saber si debes o quieres dejar tu trabajo?

Para saber si en realidad necesitas dejar tu trabajo, debes considerar si te encuentras en una situación de acoso, o si no existe compatibilidad con tu superior o con los compañeros, además que es importante evaluar tus circunstancias personales, es decir, que sientes que ya no estas aprendiendo, o el salario no es lo que esperas, o no hay comodidad en el entorno laboral; son algunas razones que te pueden llevar a desear un cambio.

Algunos indicios muestran que no estás en el lugar que debes:

  1. Ya no estas aprendiendo: Si continúas desempeñándote en las mismas actividades y no se te permite obtener más responsabilidades, debes entender que te encuentras frente a un obstáculo que te impide avanzar como persona y como profesional. Diversas empresas otorgan a sus empleados la opción de hacer cursos que los capaciten en actividades en las que se requieran más destrezas, y esto se traduce en la posibilidad de avanzar a nivel jerárquico.
  2. No hay valoración: Si sientes que has desempeñado una muy buena labor en las tareas que te corresponden, si eres puntual, si no faltas nunca a tu trabajo, si tienes en orden todas las cosas referentes a tus obligaciones, y aun así no existe ningún reconocimiento por parte de la empresa en donde trabajas, como por ejemplo: nombrarte el empleado del mes, o que se te otorgue un bono especial o que simplemente te lo hagan saber, es momento de buscar otras opciones.
  3. No te gusta en lo absoluto tu trabajo: Es cierto que algunos trabajos no son muy buenos pero que te van llevando a través de experiencia y de la responsabilidad, al puesto que en realidad anhelas, si sientes que el trabajo en el que estás no es del todo de tu agrado pero que con el tiempo sabes que tendrás alguna recompensa, entonces debes seguir luchando y aguantar las cosas negativas; pero si vez que no te a llevar a ninguna parte entonces es el fin del camino.
  4. Si se tienes un mal jefe: Al tener un superior que es malo para ser jefe, que es ofensivo, arrogante, discriminador, abusivo, entre otros, es imposible que se pueda estar a gusto en un trabajo; si no existe la posibilidad de lograr un cambio de departamento para que te libres de ese mal jefe, entonces es mejor que busques otro empleo.
  5. Si no encajas en la cultura de la organización: Para poder estar a gusto en un empleo, las personas deben sentir que son equipo, y que trabajando juntos van a lograr los objetivos de la empresa. Pero si después de tener un tiempo prudencial en el lugar de trabajo, todavía te sientes como perdido, como si fueras un turista, entonces debes de buscar un lugar que esté acorde con tus gustos.
  6. Si la empresa está en peligro de quiebra: Si la organización para la cual trabajas está bajo amenaza de quiebra, o el departamento en el que te encuentras está en peligro de ser eliminado, es necesario que empieces a buscar otras opciones de empleo, no debes esperar a que ocurra lo peor y no estar preparado.
  7. Tus responsabilidades aumenta pero el salario no: Si cada día aumentan tus tareas o tus obligaciones ya sea para no colocar más personal, o porque tus habilidades son buenas y quieren aprovecharse de eso, y no basta con eso el pago se mantiene igual que cuando tenías menos trabajo por realizar, entonces no debes dejar que se sigan aprovechando de ti y busca un trabajo en el sí valoren y recompensen los esfuerzos que hagas.
  8. Tu salud se ve afectada: si estas sufriendo de estrés o de ansiedad debido a los problemas que se presentan en tu lugar de trabajo, y además de esto presentas algunas molestias físicas, esta puede ser una de las razones más evidentes por las cuales debes renunciar.

Dejar el trabajo para tener un emprendimiento propio

Todas las personas que son emprendedores, han pasado por ese momento en el anhelan dedicarse a cumplir su sueño y trabajar en esa idea o en ese proyecto que los llena de emoción. Para que esto se convierta en realidad deben invertir en el tesoro más preciado para todos como el tiempo.

Muchas personas inician su emprendimiento cuando todavía tienen sus trabajos fijos, ya que estos les permite tener un salario fijo que pague las cuentas y los gastos. Es aquí cuando se encuentran en la encrucijada más importante de sus vidas en los que a nivel laboral se refiere. Y es cuando se preguntan si deben dejar el trabajo para tener su propio emprendimiento.

Aquí te dejamos algunas cosas que debes saber antes de comenzar tu propio emprendimiento:

  • Conoce en donde te encuentras: Lo primero que debes saber es cuál es tú estado actual en cuanto a las finanzas, y de allí plantearte hacia dónde quieres llegar. Es bueno que tengas total conocimiento de cuáles son tus gastos, ingresos y necesidades, para que tengas en claro cuánto debes producir para seguir cubriéndolos y tener la proyección de cuanto quieres ganar con tu nuevo emprendimiento. Siempre es importante conocer las cifras para saber en dónde estás parado financieramente.
  • Invierte en tu educación: Ya sea para tener educación financiera o para capacitarte en todas las materias que estén relacionadas con tu nuevo emprendimiento, este será el mejor dinero que inviertas, invertir en tu mente te ayudara a que luego esta te de las mejores ganancias. No es necesario iniciar una carrera universitaria, puedes hacer muchos cursos de capacitación, puedes usar el internet para aprender sobre muchas materias que sean de tu interés, hasta puedes empezar a aprender un nuevo idioma.
  • Aprende a vender: Vender lo es todo. Puedes tener la mejor idea del mundo o el mejor producto pero si no sabes cómo promocionarlo para que la gente lo adquiera, entonces no vas a lograr absolutamente nada, puede usar cualquier medio para vender lo importante es que lo sepas hacer y lo hagas bien, debes convertirte en un excelente negociante, ya que la habilidad número uno de los negocios son las ventas. Mientras estas en el proceso de dejar tu trabajo puedes buscar la manera de como aprender todo lo relacionado con el mercadeo y las ventas, ya que cuando se tiene un emprendimiento propio este es uno de los aspectos más importantes.

Depresión por renunciar a un trabajo

La primera preocupación cuando una persona deja su empleo es saber que no tendrá una entrada de dinero fija, debido a que los problemas financieros pueden afectar la vida de alguien significativamente. Lo cierto es que dejar un empleo no solo genera la preocupación referente al dinero sino que también puede causar depresión por renunciar al trabajo.

La depresión por dejar un empleo presenta los síntomas que a continuación te dejamos:

  • Sentirse desamparado: Si después de dejar tu empleo, llevas varios intentos fallidos para conseguir uno nuevo, esto genera que tus recursos económicos se vayan agotando poco a poco, además te surgen los pensamientos de que las cosas no va cambiar, esta situación te hace sentir que no tienes en quien apoyarte económicamente, generando frustración y depresión.
  • Baja Autoestima: A pesar de que tenías tus propias razones de peso para dejar el trabajo, no puedes evitar sentirte responsable por la situación en la que te encuentras. También es normal que cuestiones tus destrezas al no poder lidiar con las malas situaciones que te pudieron surgir en tu trabajo anterior, debes de comprender que hay situaciones que salen de las manos y no estas obligada/o a soportarlas.
  • Síntomas Físicos: Sin darte cuenta dejar tu trabajo puede causarte algunas molestias de salud; te puede generar dolores de cabeza, malestar estomacal, insomnio, puede afectar tu vida sexual, entre otras, estas molestias pueden ser por causa de la depresión.

Casi nunca existe el momento perfecto en el que debes dejar tu trabajo para convertirte en un emprendedor, lo que si debes tener claro es que es importante capacitarte y entrenarse para estar más confiado a la hora de dejar la estabilidad financiera que produce un trabajo fijo. ¡Atrévete!

Deja tu comentario